"Uno de los mejores narradores cubanos de la hora presente"
(Juan Bonilla)

Del Blog de Díaz-Pimienta

ene
11

SEGUNDO ENCUENTRO CON FEDERICO EN NUEVA YORK

Publicado por Alexis Díaz Pimienta el 11 enero 2017 a las 12:31 pm

The shadows wane.
The dawn comes to New York.

(Las sombras se esfuman.
El alba llega a Nueva York.

Claude McKay



La aurora de Nueva York
tiene -penúltimo estreno-
cuatro columnas de cieno
que atemperan su color.
La aurora de Nueva York
tiene un huracán de negras
palomas, nueras y suegras
de otras palomas perdidas
entre las aguas podridas
del paisaje al que te integras.

La aurora de Nueva York
gime, rompe en las aceras
las inmensas escaleras
del edificio mayor.
La aurora de Nueva York
cuenta y recuenta turistas
buscando entre las aristas
nardos, o la foto ampliada
de su angustia dibujada:
un test para neo-autistas.

La aurora de Nueva York
llega y nadie la recibe
en su boca. Nadie escribe,
nadie le pide un favor.
La aurora de Nueva York
parece triste, profana,
porque allí no hay mañana
ni [hay] esperanza. A veces
las monedas y los peces
desfilan en caravana,
forman enjambres furiosos
[y] taladran y devoran
a extraños niños que lloran
y revenden los sollozos.
Abandonados. Nerviosos.
Filmados por Woody Allen.
[Mas] los primeros que salen
[mal]comprenden con sus huesos
que después de los excesos
y pese a que nos igualen.
no habrá [ningún] paraíso
ni [habrá] amores deshojados;
solo deshumanizados
espectros de pelo rizo,
sombras de cuerpo plomizo,
duendes de estómago lleno
[que] saben que van al cieno
de números y de leyes,
caballos, sotas y reyes
entrando a un casino ajeno.

Mil turistas por minuto.
Todos desde alguna parte
[van] a los juegos sin arte,
[y] a [los] sudores sin fruto.
¿Peso neto o peso bruto?
Nadie quiere saber nada
[y] la luz es sepultada
por cadenas y [por] ruidos.
Los dedos y los oídos,
las lenguas y la mirada
en [un] impúdico reto
de [la] ciencia sin raíces.
Pasaportes sin países
(o sin un país concreto).
¿Peso bruto o peso neto?
Por los barrios de New York
hay gentes de otro color
que vacilan, que caminan
insomnes, que no terminan
de jugar y hacerlo bien.
Personas como recién
salidas de lo que arruinan.

Son fantasmas, Federico.
Pecios. Víctimas. Retazos
de un naufragio. Newyokazos
de la sangre. Tics de rico.
Otro “newyork-gate”. ¿Me explico?
A esta hora todo es peor.
Sombras. Neblina. Sudor.
Todo convertido en nada.
¡Qué negramente blanqueada
la aurora de Nueva York!


...........................

Retrato de Nueva York es un poemario escrito en décimas ("decimario", decimos en Cuba), que recorre la ciudad de los rascacielos con los ojos del poeta y a la vez del turista, del asombro y a la vez de la desconfianza, de la soledad y a la vez del bullicio, devolviendo al lector otra mirada poliédrica y pasmosa a esta ciudad ya cantada por tantos poetas (Whitman, los poetas Beats, Lorca, Juan Ramón, etc.)
  1.  

    |